SÍNDROME DE OJO SECO. ¿QUÉ ES Y CÓMO PUEDE AYUDARME LA NATUROPATÍA?

¿Has notado un cierto malestar ocular en los últimos meses? ¿A veces has sufrido conjuntivitis? ¿Notas que no puedes tomar ni chicles ni caramelos de menta cuando llevas mascarilla porque te irritan los ojos pero, aun así, los tomas porque lo necesitas? Con el uso de mascarillas, ahora que ha llegado el frío, la diferencia de temperatura entre el vapor de agua que desprendemos al respirar dentro de la mascarilla y el medio exterior, con muy bajas temperaturas, hace que la acumulación de vapor de agua que se encuentra en la cavidad que alberga nuestra boca en la mascarilla sea mayor. El vapor de aire que espiramos sube hacia nuestros ojos. Y esto puede alterar nuestra conjuntiva.

Las personas que realmente son conscientes de este fenómeno son las personas que necesitan llevar gafas para ver. Pensamos que nuestra mascarilla es algo impenetrable y no deja entrar ni salir el aire ni las partículas, pero no todas las mascarillas son iguales y muchas dejan salir el vapor de agua de ellas por la zona superior, es decir, directo hacia nuestros ojos. Esto, hace que las gafas se empañen cada dos por tres, incomoda bastante e incapacita algunas veces la visión de quien lo padece.

Vía: aquoral.es

El uso de mascarilla es obligatorio y protege del riesgo de contagio, pero no queda exenta de producir alteraciones oculares. Vamos a intentar comprender por qué se produce este fenómeno. Nuestros ojos (conjuntiva y córnea) necesitan una temperatura y humedad precisas para mantener su correcto funcionamiento. El uso prolongado de mascarilla puede alterar estas variantes y alterar o incrementar la sensibilidad del ojo. El flujo de aire inspirado y más espirado golpea nuestros ojos produciendo lo que los oftalmólogos denominan, síndrome de ojo seco. Aunque existen determinadas personas con mayor riesgo a padecer este tipo de problemas.

  • Mujeres en premenopausia o menopausia son más propensas porque ya tienen un equilibrio alterado de la lágrima debido a los cambios hormonales que esta etapa de su vida conlleva.
  • La exposición a las pantallas de ordenador y los dispositivos electrónicos aumentan ya de por sí este tipo de problema. Estamos viendo que las personas que trabajan frente a pantallas durante varias horas al día con mascarilla están padeciendo mucho el síndrome del ojo seco. Del mismo modo, los adultos que teletrabajan y los niños y adolescentes que necesitan de dispositivos electrónicos durante varias horas al día también son más propensos debido a que los ojos parpadean menos.
  • Personas con antecedentes de problemas oculares
  • Residir o trabajar en ambientes muy secos, como la exposición a calefacción, calentadores o aire caliente.
  • Fumar o ser fumador pasivo.

Vía: adn40.mx

Antes de pasar a describir los síntomas que se asocian a este problema, es importante insistir que se debería de acudir a un oftalmólogo para descartar otro tipo de problemas como una reacción alérgica o una infección ocular. Algunos de los síntomas que se incluyen en este síndrome son:

  • Visión borrosa.
  • Irritación ocular.
  • Picazón o sensación de ardor en los ojos.
  • Sentir cierta molestia frente a la luz solar en los ojos.
  • Cefaleas.
  • Sensación de tener arenilla en los ojos.
  • Cierto dolor al usar lentes de contacto.

La película lagrimal es la fina capa de líquido que recubre toda la córnea y la conjuntiva. La composición de esta capa debe mantenerse dentro de unos límites cuantitativos y cualitativos bastante estrechos para preservar la integridad y el buen funcionamiento de la superficie ocular. Por lo tanto, el síndrome del ojo seco se produce cuando algunas de estas condiciones imprescindibles se altera. Una de estas condiciones imprescindibles es la temperatura de la superficie ocular, y aquí es cuando lo podemos relacionar con el uso continuado de mascarillas. Esta temperatura varía dependiendo de la temperatura ambiente y la humedad relativa y estos cambios de temperatura originan cambios en la cantidad y la calidad de lágrima que tenemos en nuestra superficie ocular. Por lo tanto, ahora podemos entender por qué estas condiciones ambientales de bajas temperaturas y el uso de mascarillas por un tiempo prolongado influyen en la enfermedad del ojo seco.

Vía: sandhursteyecenter.co.za

Por otro lado, otro factor que debemos tener en cuenta para proteger nuestros ojos y nuestra salud es que la conjuntiva ocular, es una fuente de entrada de virus al igual que nuestra mucosa orofaríngea y pulmonar. El riesgo es menor, pero cuando hablamos, tosemos o estornudamos, emitimos unas pequeñas gotitas de saliva que al igual que pueden ser inhaladas también pueden impactar sobre nuestra superficie ocular, que no presenta barrera de protección como la piel. Por ello, debemos evitar tocarnos los ojos sin habernos desinfectado las manos (pincha aquí y verás una manera natural y efectiva de desinfectarte las manos) y protegerlos de manera natural y efectiva son unas herramientas recomendadas frente a Sars-Cov-2.

¿Qué podemos hacer para cuidar nuestros ojos frente al uso de mascarillas?

Sabemos que casi siempre podemos hacer algo para mejorar nuestro estado de salud, en nuestro poder está el poder aportar alguna acción de nuestra parte para recuperar el equilibrio de nuestra salud. Aunque el uso de mascarillas es obligatorio y protegemos frente a un posible contagio, lo cual se convierte en una acción positiva para el control de la pandemia, pero puede ser negativa para nuestra salud ocular. Ante esta condición adversa que se presenta para nuestros ojos, tenemos en nuestro poder pequeñas acciones que nos protegen y nos ayudan a preservar nuestro equilibrio ocular.

vía: lacasadelmasajista.com

Uso de colirios naturales e inocuos que mejoren la humedad de nuestros ojos y además bajen las posibles inflamaciones e irritaciones que se hayan podido producir. Afortunadamente existen colirios naturales en el mercado que tienen en su composición algunas de las plantas medicinales que vamos a indicar a continuación, siendo muy seguros y recomendados para aliviar el ojo seco. Pero también podemos hacer nuestro propio colirio de una forma segura y eficaz para aliviar nuestros problemas oculares con:

    • MALVA (Malva sylvestris): la malva es una planta muy rica en una sustancia llamada mucílagos. Los mucílagos tienen la capacidad de hidratar y regenerar la mucosa. Por lo que una planta que nos ofrezca una hidratación y además una regeneración natural y eficaz reparando la irritación de nuestra conjuntiva es una opción muy recomendable. Podemos comprar colirios en el herbolario que lleven en su composición malva, pero otra opción es hacer el colirio nosotros mismos mediante una infusión de malva (una cucharadita de planta seca por un vaso de agua, lo dejamos enfriar y lo colamos. Una vez frío podemos aplicar la infusión en forma de colirio sobre los ojos irritados).
    • MANZANILLA (Matricaria chamomilla): la manzanilla posee al menos 102 referencias literarias sobre estudios que analizan su efectividad sobre sus propiedades antiinflamatorias. Gracias a su principio activo (bisabolol) que le atribuye su acción antiinflamatoria, es una planta muy efectiva para bajar la inflamación ocular provocada por la sequedad ocular, proporcionando un alivio casi inmediato de la irritación y el malestar. Podemos hacer una infusión como en el caso anterior (esta vez con media cucharadita de flores secas por vaso de agua, filtrar y dejar enfriar) y utilizarla como colirio o aplicar un emplasto (con la planta que nos ha sobrado de la infusión, la colamos y ponemos la planta entre dos gasas de algodón estériles y cuando esté fría, nos la ponemos encima de los ojos) con la planta de la infusión y dejarlo reposar sobre los ojos al menos 10 min.
    • EUFRASIA (Euphrasia officinalis): el extracto de eufrasia ha sido muy estudiado por la ciencia para demostrar su uso terapéutico por la medicina tradicional. Después de someterse a varios estudios, la eufrasia ha demostrado ser muy eficaz para reducir la inflamación ocular bajando la expresión de citoquinas proinflamatorias en tan sólo 24 hrs. Otro estudio realizado sobre la eufrasia demostró que es muy beneficioso para aliviar los síntomas como enrojecimiento y lagrimeo y, por lo tanto, mejorar la comodidad de los pacientes.

Vía: cuidavida.com

  • Mantenerse bien hidratado. Aumentando el consumo de agua (si no bebiésemos suficiente), frutas y verduras, las cuales podemos utilizar en jugos o smoothies.
  • Suplementación con ácidos grasos omega 3. Varios estudios nos proporcionan la evidencia de que la suplementación con omega 3 mejora significativamente los síntomas y signos del ojo seco concluyendo que es un tratamiento eficaz y seguro.
  • Vitamina A: nutrir al ojo de forma interna puede ser necesario en algunos casos. La vitamina A es esencial para el buen funcionamiento de la vista. Existen dos formas de vitamina A el betacaroteno (origen vegetal) y el retinol (origen animal). Podemos encontrar esta vitamina en suplementos, pero también en nuestra alimentación gracias a todos aquellos vegetales que tengan color naranja como las zanahorias, el polen de abeja o incluso en los huevos (en forma de retinol).

Vía: misremedios.com

Antocianinas: son un tipo de flavonoides cuyo papel en la salud ocular es de gran importancia. Actúan sobre la reparación de la retina y aumentan la microcirculación ocular necesaria para la reparación de cualquier lesión en el ojo.

Estas son las herramientas que la naturopatía puede ofrecerte, se pueden combinar entre ellas o dar prioridad a lo que mejor nos siente. El síndrome del ojo seco es un problema que está aumentando debido al uso de las mascarillas, dado que su uso es obligatorio y ayuda a la no propagación, debemos de tomar medidas que nos ayuden a mejorar nuestra calidad de vida. La medicina natural está demostrado por la ciencia, que es segura, eficaz y tiene bien definidas sus acciones farmacológicas. Es una alternativa bastante segura que goza de menos efectos secundarios que los fármacos sintéticos. Es accesible y podemos utilizarla y gozar de grandes resultados siempre y cuando la utilicemos con responsabilidad.

Por ello, ahora que entendemos el problema del ojo seco, podemos ponerle solución comprendiendo las opciones que tenemos y elegir libremente nuestro tratamiento (siempre aconsejado de un profesional). Si este problema no se trata, pude desencadenar algunas complicaciones como irritación de la vista, queratitis, cicatrices en la córnea e incluso ulceraciones. Es importante ponerle remedio e implicarnos en el reequilibrio de nuestra salud, mejorando así nuestra calidad de vida.

PRECAUCIONES: es importante acudir a un oftalmólogo para que examine tus ojos y diagnostique adecuadamente. No debe autodiagnosticarse. Nunca se deben aplicar compresas o colirios calientes en el ojo. No se consideran adecuados los remedios con alcohol, cítricos u otras sustancias irritantes porque pueden empeorar el cuadro inflamatorio.


Información elaborada por Elena Cerro, colaboradora de la Escuela Superior de Naturopatía del Grupo Thuban.

Unidad de naturopatía de la Clínica Thuban.